¡Hola!, soy Karlota, Bienvenidos a mi blog. Suelo subir muchas recetas de cocina, aunque tengo muchos otros hobbys: me gusta coleccionar miniaturas y realizar maquetas para mis muñecos, además, soy aficionada a la fotografía. Me gusta coser, dibujar y jugar a los videojuegos. No dudéis en comentar.
Me podéis encontrar en las redes sociales:
Blog:

jueves, 22 de mayo de 2008

Vida y milagros de los Kressley V

Tengo que terminar de contar la historia de Ulrich que tanto tiempo me ha llevado preparar!!! Por ello, hoy os contaré lo que pasó después de su "reconversión" a humano.

No os esperéis nada bueno... jajaja!!

Continúa desde aquí: Vida y milagros de los Kressley IV
Como ya sabéis, Tat y Ulrich eran la misma cosa, pero gracias a la máquina de Ami se habían separado en humano y mono. El problema es que la máquina de Ami no era perfecta... pero ahora lo que nos interesa es el reencuentro de Ulrich con Aaron.


Ulrich ha recuperado la memoria y se acuerda de su hermano Aaron (de Chrystian también, pero prefiere no recordarlo). El problema es que han pasado años y las cosas han cambiado mucho. Ulrich prueba a llamar por teléfono a su antigua casa, pero ese número ya no está disponible porque ha sido cancelado.

Ami decide llevar a Ulrich a la antigua mansión de los Kressley. Preparan sus cosas y se van en coche a la villa. Cuando llegan llaman a la puerta y les abre un señor que no conocen de nada. Este señor es el nuevo inquilino de la mansión, y explica lo que sabe de la historia de la casa.
  • Señor: Hubo una explosión y se reconstruyeron las partes dañadas de la casa. El antiguo propietario, Aaron Kressley, vendió todas las tierras y la mansión cuando uno de sus hermanos murió y otro desapareció. Tengo entendido que se mudó a una zona residencial de Hill Valley... no tengo su teléfono ni nada parecido, pero no debe ser difícil de localizar.

Ulrich conoce en este momento la muerte de Chrystian, pero como los datos del señor este no son muy fiables no se lo termina de creer.
  • Ami: ¿Hill Valley? ¿Seguro?
  • Señor: Eso entendí.
  • Ami: Muchas gracias.

Ami y Ulrich regresan a Hill Valley y buscan en la guía el teléfono y dirección de Aaron Kressley. La suerte les sonríe y dan con él. Vive en el 1642 de Riverside. Deciden ir a verle en lugar de llamarlo por teléfono.

El encuentro:

Ami lleva a Ulrich en su coche. Ulrich está nervioso porque hace mucho tiempo que no ve a su hermanastro y no sabe cómo va a ser el reencuentro.

Cuando llegan a la casa, Ami se da cuenta de que Aaron en cuestión debe tener bastante dinero porque está en el barrio acomodado de la ciudad. Ulrich sale del coche y se dirige a la puerta. Llama al timbre y después de un rato alguien abre la puerta.

Aaron se asoma y se queda extrañado. (ahora llega un momento emotivo que me ha quedado como el culo)
  • Ulrich: ... Hola!
  • Aaron: ¿? (no da crédito a lo que ve)
  • Ulrich: ... Aaron, soy yo.
  • Aaron: ¿? (sigue sin creerse lo que está viendo, pero empieza a comprender...)
  • Aaron: No... no puede ser... ¡¡¡Ulrich!!! (se tira encima de él y lo abraza)
  • Ulrich: ¡¡¡Aaron!!! (se abraza a él)
  • Aaron: ¿Pero...? ¿Pero cómo es posible? (llora) Ulrich... estás bien, estás aquí. (llora)
  • Ulrich: (que también llora) ... hermano... (a lo Kari de Digimon)
  • Ami: (pensando para sí misma: que rollo... ¬¬)

Tras un rato de emoción, sorpresa, dudas, y todo tipo de sentimientos, Aaron hace pasar a su casa a Ulrich y Ami. Les sirve uno de sus maravillosos chocolates y unas ricas galletas recién horneadas. En una larga conversación comienza a desvelarse la historia, lo que ocurrió con Ulrich, lo que pensaba en un principio Aaron, la muerte de Chrystian... esto último es un dato importante que Ulrich había escuchado al nuevo inquilino de la mansión de los Kressley, y Aaron se lo corroboró. Ulrich se sintió aliviado al conocer la noticia. Es un sentimiento extraño cuando alguien se muere, pero la sensación de alivio fue muy grande dada la maldad de Chrys.

Ahora Aaron quiere que Ulrich se vaya a vivir con él, pero esto es algo que Ami no desea... aunque tiene que ser así. Pasan los días y Ulrich se muda a la casa de Aaron. Todo es felicidad y están muy contentos hasta que...

La desgracia:

Un buen día, estando ya Ulrich instalado en su nuevo hogar, Aaron cocina un rico desayuno digno de Jamie Oliver y Ulrichin baja de su cuarto para desayunar.

Algo raro le pasa a Ulrich, tiene más ojeras que de constumbre y parece que le cuesta caminar. Aaron cree que ha dormido mal y que necesita comida, y le sirve un buen plato, pero Ulrich no quiere comer.

Hemos de pensar que la comida de Aaron es la más rica del mundo. Tiene un don para la cocina y hasta el plato más sencillo se convierte en un manjar siempre y cuando haya sido preparado por nuestro chef Aaron. Por esta razón, el hecho de que Ulrich no quiera comer es señal de que algo grave está pasando.

Aaron comprueba que Ulrich tiene fiebre y decide acostarlo en su camita. Lo tapa con una manta y le lleva una tisana. Ulrich está muy apagado, se le ve muy enfermo. Conforme pasa el día va empeorando hasta que comienza a tener dificultades para respirar. Entonces Aaron decide llevarlo al hospital.

El el hospital los médicos atienden a Ulrich pero no saben lo que le pasa, es algo muy raro... temen por su vida.

CONTINUARÁ (Ahí os quedáis, jajaja!!!)

3 comentarios:

  1. ¡Qué mala!!! Está muy interesante, ¿qué le pasará al pobre Ulrich?(prubín... con lo rico que es...)
    El momento emotivo... XDDD, tengo ganas de leer la continuación^^

    ResponderEliminar
  2. Aaron mola, yo quiero que me cocine a mí también. Ulrich allí en su casa se sentirá como Tamama (el de Sargento Keroro).

    ResponderEliminar
  3. Al pobre Ulrich sólo le acontecen desgracias... jejeje... aunque como es buena persona acaban saliendole bien las cosas, claro.
    Aaron es Jamie Oliver en gay XD. Ulrich engorda varios kilos cuando se muda a vivir con él XDDDD.

    ResponderEliminar