¡Hola!, soy Karlota, Bienvenidos a mi blog. Suelo subir muchas recetas de cocina, aunque tengo muchos otros hobbys: me gusta coleccionar miniaturas y realizar maquetas para mis muñecos, además, soy aficionada a la fotografía. Me gusta coser, dibujar y jugar a los videojuegos. No dudéis en comentar.
Me podéis encontrar en las redes sociales:
Blog:

sábado, 22 de diciembre de 2007

La triste historia de Kyle

Mi querido personaje de cabellos azules también tiene su propia historia. Es una historia muy trágica, más incluso que la de Ulrich, de hecho debe ser el personaje con la historia más triste y terrible de todos.

Tiempo antes de llegar a Hill Valley y conocer a Jayden y a los demás, Kyle vivía en Los Angeles, California, y estudiaba en el Beverly Hills High School. No llevaba el pelo teñido de azul y lucía un cabello castaño. Era un buen estudiante, sacaba muy buenas notas en todas las asignaturas y se le daba todo bien.

Kyle Jugaba en el equipo de fútbol del instituto al igual que su hermano, Waverly Foster. Su hermano era un chico guapo y alto, con el pelo teñido de azul. Para Kyle jugar al fútbol tenía interés porque jugaba al lado de su hermano, le gustaba mucho estar con él y seguir sus aficiones, ya que se llevaban muy bien. Uno cuidaba siempre del otro. Él se esforzaba cada día para ser el mejor y para que su hermano se sintiera orgulloso de él. Desde que empezó a jugar en el equipo se entrenó duramente, día tras día, y sus esfuerzos dieron su fruto y se hizo tan buen jugador que acabó convirtiéndose en el capitán del equipo. Kyle hacía que el resto de jugadores estuvieran muy motivados y ganaron todos los años siguientes la liga. Pronto Kyle y Waverly se hicieron populares en el instituto.

El mejor amigo de Kyle, Tyler Anderson, era un chico con una apariencia muy peculiar y cuidada hasta el extremo. Era algo así como el cantante de Tokyo Hotel pero con el pelo para abajo y algo más fuerte y alto. Tenía unos extraordinarios ojos azules y el pelo negro azabache, largo y muy liso. Llevaba siempre la raya del ojo pintada y tenía piercings en la cara, uno en la ceja y otros dos en el labio. Era muy conocido por su faceta de cantante, ya que en los bailes de fin de curso solía cantar y logró que Kyle también cantara con él, formando un pequeño grupo junto con otros dos. Tyler era muy extravagante y a veces parecía que estaba en otro mundo, pero era muy amable y muy buen chico. Siempre estaba con Kyle y era un gran amigo.

Gracias a ser jugador de futbol y cantante a la vez, Kyle tenía muchas admiradoras y fans. Se hizo muy popular en su instituto, y era muy querido por todos porque siempre era muy amable, generoso, y humilde pese a su fama. Era todo un ídolo, pero no solo él, Tyler y Waverly también lo eran.

Todo le iba bien a Kyle, pero aún le fue mejor cuando conoció a Megan, una chica de su instituto. Megan Davis era una chica de pelo negro y ojos verdes, muy guapa y que solía vestirse con jerseys y pantalones ajustados. Tenía una larga melena lisa muy cuidada que solía llevar suelta. Le gustaba el arte y le encantaba pintar y dibujar. Hacía dibujos realistas muy bonitos, y le gustaba dibujar con carbón. Kyle y ella se conocieron cuando ésta le pidió que fuera su modelo para un dibujo. A Kyle le encantó el dibujo que le hizo y se hicieron amigos. Pasó el tiempo, se veían con frecuencia y se llevaban muy bien. Tenían muchas cosas en común y lo que es más importante; les gustaba estar juntos. Lo suyo fue a más hasta que se hicieron novios. Eran muy felices y aunque a veces tenían problemas y reñían, se llevaban muy bien. Estaban siempre juntos y no se separaban para nada.

Podéis pensar que hay de trágico y horrible en todo esto, pero la tragedia está próxima...



En el centro comercial de Twin Pines Mall había una presentación de un libro. Waverly, Tyler, Megan y Kyle querían acudir al evento porque habían comprado los libros de ese autor, y les hacía mucha ilusión que se los firmara. Decidieron ir todos juntos en el coche de Kyle.

Kyle conducía el coche, a su derecha estaba Megan y detrás iban sentados Tyler y Waverly. Estaban muy contentos porque iban a conocer a un famoso escritor que admiraban mucho. De camino al centro comercial, comenzó a llover. Era una tormenta eléctrica, y caía mucha agua. El coche iba bien porque llevaba la velocidad adecuada, ya que Kyle era un buen conductor.

De pronto, al llegar a un cruce, un coche que iba a demasiada velocidad chocó contra ellos. Golpeó de forma violenta el lado derecho del coche de nuestros amigos y lo lanzó cuneta abajo. El coche dió una vuelta de tonel y quedó inclinado.

El panorama era terrible. Los cristales habían estallado y el coche se había convertido en un amasijo de hierros retorcidos. Kyle volvió en si, no acababa de creer lo que había pasado y se miró a si mismo, no le había pasado nada, no le dolía nada, pero estaba cubierto de sangre. Miró a su derecha y vió a Megan. La llamó pero ella no le respondió. Kyle, llorando, miró detrás suyo y vió a Tyler inconsciente y a su hermano todavía vivo. Waverly tocó con una mano la cara de Kyle y le miró a los ojos. Con la voz muy débil le dijo que se alegraba de que estuviera bien. Cerró los ojos y ya no los abrió nunca más.

Horas después Kyle se encontraba en la sala de espera del hospital. Le había hecho pruebas por si acaso, pero estaba perfectamente. Ni un rasguño, ni una magulladura, ni nada. Le habían dicho que Megan y Tyler habían muerto, pero no sabía nada de su hermano.

Su abuela llegó en ese momento. Waverly y Kyle se habían quedado huérfanos hacía tres meses, porque sus padres habían muerto en un accidente. Desde entonces, su abuela los cuidaba y se ocupaba de ellos. Era una venerable anciana muy buena y amable.

La abuela abraza a Kyle, que apenas puede hablar. Esperan a que alguien les diga que ha pasado con Waverly. Momentos después aparece un médico y les informa de que el chico ha muerto por las graves heridas que sufrió. Kyle y la abuela entran en la habitación a verlo. Kyle ve a su hermano en la cama y no puede asimilar lo que ha ocurrido. Se desmaya por la impresión.

Pasan los días y Kyle no come ni duerme ni sale de su habitación. La abuela está muy preocupada porque su salud está en peligro. No sabe que hacer para que el chico se recupere. Todas las desgracias le han ocurrido de golpe y teme que no se recupere nunca.

Ella ve que tiene que hacer algo si no quiere quedarse sin su único nieto, sin la única familia que le queda.

CONTINUARÁ...

3 comentarios:

  1. Noooooooooooooo qué horrible!!! Pobre, snif, snif, escribe una continuación pronto sobre como se recupera y todo eso. Qué espanto, no me gusta nada eso de que iban todos juntos tan felices a la firma de un libro y cogen y mueren. Noooo qué mal... Es horripilante, Kar... Por cierto, al otro conductor no le pasó nada? Todo fue culpa suya! Espero que se haya muerto en el choque también; es la única forma de que le perdone...

    ResponderEliminar
  2. El otro conductor murió. Era el típico paisa bebido gilipollas y se murió nada más chocar, por eso no te preocupes.
    La continuación con toda su recuperación la escribiré enseguida, quizá me lleve varios posts, porque es laaarga.

    ResponderEliminar
  3. Ah, bueno (se lo merece). Pues esperaré la continuación con impaciencia. Es que es todo tan horripiloso... precisamente porque los personajes son muy guays. Claro, si fueran malos no te daría pena que murieran... joooooooooooooooo.

    ResponderEliminar